Ceniza en la boca, fuego en el corazon

4f4e8-marchbrownsville28412928229Después de la inauguración de un nuevo presidente, y con las claras señales de que sí va a comenzar una gran casaría de migrantes, los hijos de los inmigrantes se despertaron asustados. Una madre me dijo que su hijo regresó a casa después de las clases, llorando, alegando que no quería ir a México. Su madre, sosteniéndolo en sus brazos, le dijo: -No vamos a ser deportados. Somos ciudadanos de los Estados Unidos. Tu naciste aquí.

“Pero mamá,” insistió el niño, “El presidente va a deportar a todos los mexicanos. Soy mexicano.”

Otra mujer, una madre indocumentada de niños ciudadanos estadounidenses, dijo que sus hijos se negaron a ir a la escuela. “Tenemos miedo de que no vas a estar aquí cuando volvamos a casa”.

Es con este sabor de cenizas en nuestras bocas que los residentes del Valle del Río Grande se preparan para la Cuaresma.

Pero, antes de la Cuaresma, ¡hay Mardi Gras! un día en el que millones de personas en todo el mundo se vestirán con trajes, se unirán a desfiles, bailarán y simplemente disfrutarán de estar vivos.

Este fiesta de Mardi Gras, este año aquí en el Valle del Río Grande en el sur de Texas, 150 almas fuertes y miembros de la Red de Voces Unidas del Valle se levantarán a las 2 a.m. para abordar autobuses. Los miembros de ARISE y LUPE, del Proyecto Azteca y del Proyecto Juan Diego, de FUERZA del Valle y de ACLU, también se prepararán para un desfile -aunque muy diferente de los que suceden en Nueva Orleáns, en Mobile o en Río de Janeiro.

Estos buenos ciudadanos se dirigirán a Austin, la capital del estado, un viaje de seis a siete horas en camión.

Este es un viaje difícil para gente que trabaja, la salida de 2 am significa poco sueño, si es que duerme. Tomar un día libre del trabajo es una cosa difícil para los muchos que son trabajadores asalariados, y encontrar a otra persona para hacer todas las cosas que son necesarias para mantener a una familia es otra complicación en la vida complicada que marca la suerte del pobre.

Esto, sin embargo, es una comunidad de creyentes, personas que tienen una convicción fuerte de que todos estamos llamados a vivir como seres plenamente humanos y verdaderamente vivos que reflejan lo divino que la mayoría de estos 150 viajeros creen que todas las personas llevan adentro. Estas buenas personas comparten la convicción de que muchas de las propuestas que los legisladores de Texas están considerando con respecto a los inmigrantes son leyes que, de ser promulgadas, degradarían, deshumanizarían y aterrorizarían a muchas comunidades de Texas y a sus residentes.

Los proyectos de ley apuntan, específicamente, a las comunidades de inmigrantes, lugares como los pueblos y ciudades del Valle del Río Grande. Por ejemplo, la Ley 4 del Senado obligaría a las ciudades y condados a prestar a su policía a los esfuerzos del gobierno federal para aplicar la ley de inmigración. SB4, erróneo de tantas maneras, rompería la confianza necesaria entre un oficial de paz y la comunidad a la que sirve. Las ciudades más pequeñas de nuestra región, por el momento, tendrán dificultades para resistir la negación de las subvenciones estatales y las multas que se impondrán si la policía se niega a convertirse en agentes de inmigración. SB4 coloca a las personas responsables de la protección y la defensa de la comunidad entre la espada y la pared. Si el sherife acepta trabajar por la migra, las personas con familias de estatus migratoria mixta serán renuentes a cooperar con sus diputados. Si el sherife rechaza este pedido del gobierno federal, perderá una cantidad importante de fondos. No es que sea una decisión imposible (ver la reciente acción del condado de Harris). Pero “ser duro con los inmigrantes” esté en auge para la mayoría de los funcionarios elegidos en Texas, y si el proyecto de ley en última instancia ayuda o perjudica el bienestar de la comunidad—pues ni modo.

Los 150 peregrinos del Valle, y los cientos de otros que se dirigen al Capitolio forman parte de un esfuerzo colaborativo llamado Texas Together. Viniendo de todos los rincones del estado, formarán un coro de voces insistiendo en el rechazo de los electos irresponsables de aquellos que intentan ignorar los valores tejanos de vecindad, hospitalidad y optimismo.

Este desfile de carnaval marchando a de Austin no contará con flotadores o trajes. En cambio, presentará a personas que llevan en sus corazones un profundo sentimiento de rabia y coraje, y el poder de un pueblo cuyos hijos han sido amenazados.

Cuidado con el poder de aquellos cuyos hijos hayan sido amenazados.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s